Amado de Jesús, de vendedor de artesanías a surfista profesional

Redacción: Nueva República

Amado de Jesús Alvarado, es un joven amante de las olas y local de playa Conchalío en el Puerto de La Libertad, lo que le ha permitido esa conexión con el océano, pues ha vivido siempre a escaso metros de la playa.

Cuando pequeño, le ayudaba a su madre a vender artesanías y collares elaborados de conchas y caracoles propios de la zona, su principal clientela eran los extranjeros que visitaban las playas de La Libertad para disfrutar de las excelentes olas.

“A mis ocho años de edad, yo andaba vendiendo collares cuando un brasileño me regaló una tabla que se le quebró en El Sunzal  como pude y con la ayuda de otros amigos la reparé para mi uso, ahí fueron mis inicios en este hermoso deporte”, nos comenta Chus, como es conocido entre los surfistas.

Entre la escuela y la venta de artesanías, Chus mantenía albergado en su corazón aquel sueño de llegar a ser un surfista profesional y con esa humildad y sencillez que lo caracteriza buscaba mejorar cada día en el deporte de las olas.

Con el pasar del tiempo el vendedor de artesanías, tomaba la decisión más importante de su vida, la cual era dejar la tabla corta por pasarse a surfear en longboard.

“Cuando me cambie  a la otra tabla larga tenía mis dudas, pero había personas que me motivaban a hacerlo y así fue como empecé a surfear y a competir en una tabla de 9 pies conocida como longboard”.

En su palmarés, cabe destacar  la medalla de oro alcanzada en los Centroamericanos Surfing Games 2016 en Costa Rica, ese mismo año fue llevado a competir por el Comité Olímpico de El Salvador (COES) a los Juegos Bolivarianos de Playa en Iquique Chile, en donde se colgó medallas de plata y bronce. De igual manera se coronaba campeón nacional por cuarto año consecutivo en la modalidad longboard.

Amado de Jesús, no estaba pasando desapercibido por la empresa del surf estadounidense, tal fue el caso que un fabricante de tablas de surf en Hermosa Beach, California había puesto los ojos en este joven surfista.

Es así como José Barahona, un salvadoreño que llegó a Estados Unidos hace 40 años y propietario de la fábrica de tablas Barahonas Surf Board, decide incluir a Amado en su equipo de expertos surfistas californianos en la modalidad Longboar.

Tal es el caso que, a inicios de septiembre de este año, Amado de Jesús, fue invitado por el equipo que patrocina don José para desarrollar un surf camp y al mismo tiempo poder competir en algún torneo local.

El equipo logro meter al surfista salvadoreño en un certamen conocido como SUN DIEGO AM SLAM VANS SURF, en San Diego CA en donde se coló en el pódium al quedarse con el segundo lugar de la categoría Longboard derrotando a lo mejor de la localía.

“Mi próxima meta es poder clasificarme a los Panamericanos Surfing Games, el próximo año en Perú, si bien es cierto Barahonas Surf Board me patrocina las tablas, también busco ayuda para poder viajar a las futuras competencia, pues en estos momentos la federación de Surf se encuentra inhabilitada y el COES parece no tener interés en mi persona como atleta” detalló Amado.

Es así como este atleta de las olas se ha abierto paso a puro esfuerzo propio sin ayuda de los entes rectores del deporte nacional, solo con el apoyo de personas particulares que de una manera u otra han puesto su granito de arena para sacar adelante al ex vendedor de artesanías que casi ve su sueño hecho una realidad.