Año nuevo: ¿Propósitos nuevos o lista pendiente?

Cuando finaliza un año generalmente recordamos lo vivido, los fracasos, las metas que alcanzamos y evaluamos el éxito que tuvimos durante esos doce meses, vale la pena celebrar por los triunfos alcanzados, sin embargo también recordamos las metas que no logramos realizar  y si valdrá la pena perseverar o no para cumplir ciertos propósitos que nos hicimos y no pudimos lograr.

Año nuevo, vida nueva dicen por ahí… y si bien es cierto que cualquier día o fecha es buena para mejorar nuestras vidas, no podemos negar que el inicio de un año trae muchas expectativas, optimismo y la motivación para crear la famosa lista de propósitos, sin embargo un estudio estadístico realizado por el departamento de Psicología de la Universidad de Scranton de Pensilvania revela que que sólo el 8% de la gente tiene éxito en sus propósitos, lo más lamentable es que muchos de los que no llegan a cumplirlos, terminan sintiéndose peor de lo que se sentían antes de proponerse mejorar su estilo de vida.

Uno de los errores más grandes al plantearnos la lista de propósitos es no tenerlos completamente claros o querer tener cambios radicales en nuestro estilo de vida, de modo que quizá sea tiempo de fijarnos metas más realistas, a continuación te menciono algunos propósitos populares que valdría la pena incluir en la lista para mejorar nuestra salud:

– Empezar la dieta

Muchos relacionamos la palabra dieta con un régimen súper estricto y que nos hará sufrir, es por eso que cuando sentimos que nos restringen demasiadas cosas que nos gustan, caemos y no podemos perseverar; entonces sería mejor ir haciendo cambios poco a poco como ir eliminando los alimentos chatarra o muy procesados, disminuir el consumo de azúcar, sustituir las sodas por jugos naturales, etc. Se trata de que el cuidado que le damos a nuestro cuerpo sea sostenible a largo plazo.

– Hacer ejercicio

Incorporar una rutina de ejercicios mejorará notablemente nuestra salud, lamentablemente con el trabajo y/o estudio nuestro tiempo es limitado o no contamos con los recursos para ir a un gimnasio, sin embargo hay diferentes opciones como salir a caminar, trotar, simplemente bailar o practicar tu deporte favorito. Trata de empezar a hacerlo un par de veces por semana durante unos minutos,  al ser constante  poco a poco irás notando cambios favorables, serás más disciplinado/a y la actividad física  se volverá  parte de tu vida.

-Tomar más Agua

No es necesario empezar tomando grandes cantidades, puedes empezar sustituyendo otras bebidas por agua o establecer un horario para tomarla de modo a que poco a poco se vuelva algo habitual.

-Dormir lo suficiente

El descanso es indispensable para tener la energía necesaria para rendir de la mejor manera en nuestras actividades, organiza tu tiempo de modo que duermas las horas que tu cuerpo necesita para evitar la fatiga a largo plazo.

A veces no valoramos la salud hasta que llega la enfermedad, recuerda visitar al médico para hacerte un chequeo y evitar o detectar posibles enfermedades, es importante no automedicarse y por supuesto la visita al odontólogo es indispensable.

Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tienes para vivir.

Redacción: Metzi Gabriela Solano

Licda. en Mercadeo Internacional – Miss International 2018

Instagram: @metzigaby

Facebook: Metzi Gabriela Solano