Café Maktub amplía sus talleres culturales, artísticos y vocacionales

Redacción: Eduardo Rodríguez.

Un lugar en el corazón del centro histórico que hace palpitar la inspiración.

MAKTUB Café Cultural es una iniciativa que nació con la intención de formar un espacio cultural y educativo en el centro histórico de nuestra capital.

Como reza la descripción de la página de Facebook de Café Maktub, este lugar es “un punto de encuentro, un café, una idea, proyectos y tenemos ahora diversas opciones de aprendizaje; clases idiomas (italiano, francés, alemán e inglés), clase de metafísica, clase de náhuat, clase de yoga, clases pintura y dibujo, presentación de coro Vocalis Novum, presentación de bandas nacionales, curso de fotografía, curso de diseño de jardines, exposiciones fotográficas, exposiciones de pintura, exposiciones de escultura, Maktub Market (feria de emprendedores), encuentros, jornadas médicas, conversatorios, presentaciones de libro, reuniones co-working, charlas para industrias creativas (PIXELS, DICA), gratiferías, estatuismo, cine-forum, ventas de libro usado, presentación de obras de teatro, poesía, taller de dibujo, talleres de reciclaje, taller origami, taller de malabares, curso de jardinería, visitas guiadas en el Centro de San Salvador, creación de murales con ciudadanía, entrega de paquetes escolares a l@s niñ@s en el Centro”.

Luis Conejo, maestro de francés, aseguró a Nueva República Periódico Digital que este tipo de iniciativas son importantes porque brindan un espacio integral para cualquier persona, sin distinción de edad, para que pueda involucrarse en el mundo cultural y artístico.

“Es un espacio totalmente abierto, es una característica de Maktub, niños, personas de la tercera edad, llegamos extranjeros, como en mi caso que soy español, es un espacio intercultural y es de las cosas más bonitas, el hecho de estar aprendiendo o compartiendo algo con personas diferentes”, detalló el maestro del idioma francés.

El maestro de francés, Luis Conejo, dando la clase a sus alumnos

Conejo además hizo un llamado a la juventud salvadoreña y lo catalogó como un llamado “un poco provocativo, y es a llenar y ocupar los espacios de vida, de cultura, de música, de sonrisas, de gente alegre, de amistad, de abrazos, de cosas buenas. Los espacios, históricamente en el país, no siempre han estado ocupados de cosas buenas, los espacios no son nada, son cuestiones físicas; esto es una casa, un edificio como otro cualquiera, pero son las personas que están ocupándolo y siendo protagonistas quienes le dan vida a la cultura”.

Luis Conejo, maestro de francés, practicando pronunciación con sus estudiantes

Por su parte, Marcella Callejas, quien es paisajista e imparte talleres de jardinería en Café Maktub Cultural, aseguró que dentro de los objetivos trazados al enseñar jardinería están que las personas no solamente se queden con el aprendizaje, sino que también fomentar el emprendimiento dentro de ellos.

“El objetivo no es nada más que aprendan a hacer un jardín y todo eso, sino que también que puedan desarrollar técnicas que les puedan funcionar a que tengan su propio negocio”, recalcó Callejas.

La profesora Marcella Callejas instruyendo a sus alumnos

La señorita paisajista además envió un mensaje a las instituciones públicas en general, esto ante la falta de apoyo que reciben este tipo de iniciativas de parte de funcionarios, y enfatizó que “deberían de ser más ecoamigables en todo el sentido de la palabra, pienso que al estar este tipo de talleres los alumnos han aprendido hasta qué tipo de arbolitos pueden poner en la acera de su casa (…) Estos talleres nacen para educar a la población a que siga un lineamiento ambiental que sea un bien para todos, no solo para quien recibe el taller y es por esta razón que las instituciones públicas deben brindar un mayor apoyo a estas iniciativas”.

Una de las alumnas de dibujo y pintura, Ulmy Nazira Borja, quien recibe clases del maestro José Elías Santos, aseguró sentirse motivada por ser parte de los talleres que brinda Café Maktub Cultural.

Ulmy Nazira practicando bajo la técnica del óleo en pintura

“Para los jóvenes es importante porque pueden estar ocupados en algo beneficioso, algo que nos va a ayudar positivamente en el mañana. Yo participo porque siempre me ha gustado pintar, ese era mi sueño, ahorita empiezo, pero si persevero estoy segura que lo voy a lograr”, declaró al periodista Eduardo Rodríguez mientras ponía en práctica su destreza con la técnica del óleo.

Para el próximo año se incrementarán los talleres para que la juventud tenga más espacios en donde desarrollar su creatividad y su intelecto artístico.

El maestro José Elías Santos dando instrucciones a una de sus alumnas de dibujo y pintura