El Big Data en Marketing ¿Para qué sirve?

La comunicación digital cada vez es mayor y mas constante, existe en todo lo que hacemos en nuestra cotidianidad, lo primero y lo último que vemos en el día es nuestro celular conectado a redes sociales e internet, generamos grandes volúmenes de información a través de los datos que ingresamos en la web, las direcciones, páginas visitadas, los videos que se reproducen, los formularios en línea; la información es vasta y las empresas quieren conocernos de forma más minuciosa para ofrecernos propuestas más personalizadas.

Tiempo atrás las organizaciones se basaban en datos generados por herramientas de investigación tradicionales que por su propia naturaleza resultan ser limitadas y no generan una información tan específica y espontanea relacionada a los gustos, preferencias e interacciones de los consumidores con las marcas. La hiperconectividad de los usuarios hace que la información crezca y crezca de forma vertiginosa y las compañías no están preparadas para manejar tantos datos de tantos segmentos de clientes.

En los últimos tiempos ha surgido el termino llamado Big Data, este hace referencia a la gestión y análisis de grandes cantidades de información y de diversos datos, esto puede generarse en tiempo real así como también históricos, datos estructurados como no estructurados. La gran cantidad de información que se produce así como el tiempo para procesarla es lo que vuelve complejo este asunto para las empresas.

Es importante recalcar que las compañías pueden hacer un match con la información generada a través de las herramientas tradicionales así como las digitales, de manera que al hacer el cruce de los datos se pueda generar una línea estratégica más específica y diferenciada a cada uno de los targets.

Lo importante al final de cuentas, es saber cuál será la gestión de la información obtenida y saber hacer uso de la misma para realizar actividades de marketing que sean efectivas, que generen impacto y sobre todo que tenga el alcance para posicionar la marca.

El Big Data facilita en gran medida a partir de la información proporcionada y bien administrada datos como: estilos de vida, gustos y preferencias, características demográficas, las páginas más visitadas por los consumidores, con que marca interactúan más, comportamientos de compra a través de plataformas digitales, que contenidos consumen, entre otros datos relevantes que sirven para nutrir las estrategias de marketing digital y en alguna medida las tradicionales.

La era digital ha irrumpido en nuestros comportamientos de compra y ha roto los patrones de consumo tradicional, es por ello que las marcas deben auxiliarse de herramientas que se apeguen a los formatos de consumo actuales y que faciliten la comunicación con los clientes.

Las compañías deben considerar como aliado estratégico a las empresas dedicadas a la administración de la información de los perfiles de los consumidores ya que, estos facilitaran los datos necesarios de los clientes para crear una propuesta de valor adaptada a los mercados que se vuelven cada vez más exigentes e informados.

Manejar un sistema que administre la información de los clientes es vital para que la marca se adapte y este a la vanguardia en los cambios que se generan en los segmentos y sobre todo para proponer innovación y a través de esta generar una disrupción en los mercados en los que opera.

Redacción: Karla Cubías

Licenciada en Mercadeo y Docente Universitaria