La proeza de Jasmin Paris, la primera mujer en ganar la ultramaratón más “brutal” de Reino Unido mientras amantaba a su hija

Jasmin Paris fue la más fuerte, la más resistente, la más rápida. Simplemente, la mejor.

La corredora se convirtió en la primera mujer en ganar esta semana la Montane Spine Race, considerada la carrera “más brutal” de Reino Unido, pulverizando en 12 horas el anterior récord y aventajando en más de 16 kilómetros al segundo lugar, el español Eugeni Roselló Solé.

“Hice algo totalmente loco y participé en la prueba que juré nunca iba a correr”, le dijo Paris a la BBC todavía sorprendida de sí misma.

La proeza tuvo un valor aún más especial para la ultramaratonista de 35 años ya que la consiguió 14 meses después de dar a luz y amamantando a su hija cuando paraba a descansar.

Paris completó el exigente recorrido de 420 kilómetros y más de 13.000 metros de ascenso en 83 horas, 12 minutos y 23 segundos.

Alucinaciones

La ruta a través de las regiones montañosas del norte de Inglaterra expone a los corredores a vientos de más de 60 kilómetros por hora y sensaciones térmicas de -20ºC.

Sin lugares de reposo predeterminados, los participantes sufren un gasto físico, mental y emocional que en algunos casos los lleva a tener alucinaciones.

“En el último sector estuve viendo animales aparecer detrás de cada roca, hasta el punto que olvidaba lo que estaba haciendo. De vez en cuando pensaba, ‘¿qué estoy haciendo aquí?’“, recordó Paris.