¿QUÉ COMPRAN EN REALIDAD LOS CONSUMIDORES?

Digital composite of Pushing the brain, men and woman. With graphics and blue background.

He tenido la oportunidad de leer un poco de información relacionada al análisis del consumidor y su proceso de toma de decisiones en cuanto a marcas, productos o servicios y todos los textos coinciden en algo, los consumidores no compran los productos por lo que hacen en realidad…

Las estrategias de mercadotecnia van enfocadas siempre a otros elementos distintos a las características de los productos, sino más bien a darle a conocer a los públicos los beneficios de comprar dichas marcas, existen otras cosas externas que son las que influencian al cliente a comprar lo que aparece en la publicidad, formamos imágenes o momentos que sirven de referencia para los clientes, pintamos y creamos en sus mentes las situaciones ideales para que se sientan identificados con nuestros productos.

Básicamente lo que los clientes hacen es comprar los productos por lo que representan en sus vidas e ideales, no por lo que realmente hacen. Cada target reacciona de diferente forma a los estímulos que se le presenten, sin embargo el enfoque es el mismo; con lo anterior no estamos diciendo que los mercadólogos son capaces de crear necesidades, ¡NO! Ya que, las necesidades son inherentes a cada ser humano, lo que en realidad hace el marketing es transformar en un deseo esa necesidad que hace y empuja al consumidor a preferir una u otra marca.

La actividad del marketing es más bien de percepción y eso hace que la labor sea más compleja, tocar la mente y el corazón de nuestros clientes es igual de complicado que diseñar un producto o que generar un invento, va más allá de implantar una idea en el público, debido a que debemos ser convincentes con el mensaje y sobre todo que nuestro target perciba la idea que buscamos transmitir.

Los consumidores compran más allá de un producto o servicio, compran la idea que es la solución a su problema, compran una promesa, compran un ideal, compran un estatus, compran una marca por lo que representa en sus vidas y los beneficios intangibles y hasta cierto punto de autoestima que les pueda generar.

El marketing siempre irá más allá que una simple transacción, este siempre será el vínculo emocional entre la marca y el cliente, la herramienta que logre la fidelidad y preferencia de los mercados; un producto sin marketing es como una persona sin una identidad…

Todo lo que hagamos en cuanto a marketing debe tener un único enfoque, nuestros consumidores… Generar emociones y sentimientos de ellos hacia nuestra marca es el elemento clave para sobrevivir en un mercado, entender las necesidades y la forma en la que piensan nuestros clientes nos dará ventaja y sobre todo su preferencia.

Redacción:

Karla Cubias

Licenciada en Mercadeo y Docente Universitaria