San José Guayabal, Control territorial y prevención para la población, primera parte: Emprendedores

Redacción: Eduardo Rodríguez.

“Hago un llamado a los políticos en general a que sigan apoyando a la juventud con proyectos como los que se imparten en San José Guayabal”.

San José Guayabal es un municipio ubicado en el departamento de Cuscatlán. La tranquilidad de sus calles y de sus comunidades dista mucho del estado de inseguridad que vive gran parte del territorio salvadoreño. Su realidad es diferente, el clima de incertidumbre y de temor que se respira a todo pulmón en jurisdicciones aledañas no se percibe en sus caminos vecinales ni en ninguno de sus 9 cantones.

Su clima cálido y el cordial recibimiento de sus habitantes se aúnan para acoger de forma afectuosa a sus visitantes.

Las calles de su casco urbano, totalmente pavimentadas, contrastan con las empolvadas y empedradas entradas cantonales del municipio, pero se entrelazan y se unen en una misma convicción: los jóvenes pueden caminar con total tranquilidad a cualquier hora del día y de la noche en San José Guayabal.

En este pedacito de tierra cuscatleca los niños gozan de la libertad que hace mucho tiempo se perdió en lugares como San Martín, Suchitoto, Oratorio de Concepción, San Pedro Perulapía, Santa Cruz Michapa y Tenancingo, todos municipios limítrofes y cercanos en donde la delincuencia está totalmente desbordada, pero los infantes, adolescentes y jóvenes guayabalenses gozan del “privilegio” de vivir en un ambiente de total seguridad y de espacios públicos totalmente dinamizados en donde pueden realizar actividades sanas como elevar “piscuchas”, jugar con chibolas, trompos, yoyos, pelota, rugbi y voleibol, derecho que les ha sido arrebatado a la mayoría de los salvadoreños.

“Chupando han estado verdad, ya me contaron que te fueron a traer a la cantina”, dice el edil Vilanova a uno de los tres hombres sentados en la acera de la alcaldía en son de broma – Sonríe –. “No don Mauricio, echándonos una soda estamos”, le responde uno de ellos mientras ríe por la broma del alcalde.

Los jóvenes del municipio y de lugares aledaños le guardan un cariño muy especial, al entrar a las instalaciones de la comuna un joven y un grupo de jovencitas esperaban a ser atendidos, y al verlo llegar se dispusieron a saludarlo. En sus ojos se ponía de manifiesto la enorme admiración y el respeto que sienten por él, pues todos ellos, y a quienes el edil reconoció con el nombre, apellido y lugar exacto de residencia de cada uno, son beneficiados con talleres vocacionales y programas de emprendimiento.

“Él es Eduardo Rodríguez, salúdenlo, es periodista y ya va a salir a entrevistarlos a todos ustedes. Sonrían que a tomarles una foto va – Sonríen nerviosos y se tapan la cara –. Aquí espérenlo que ya va a regresar por ustedes”.

Más de 150 personas, en su mayoría jóvenes, algunos de ellos oriundos de lugares ajenos a la jurisdicción de San José Guayabal, son beneficiados con talleres de emprendimiento en la Casa de la Juventud en donde se imparten clases de electricidad automotriz, estilismo, panadería, banda municipal, música, reparación de computadoras y celulares, entre otros.

“Acá en la Casa de la Juventud, con estos talleres que hacemos, beneficiamos a más de 150 personas, hombres y mujeres entre las edades de 16 a 40 años. Lo que pretendemos es seguir con la visión de aportarle al municipio en el tema de la prevención de la violencia. Estas clases tienen un gran impacto porque pasamos muchos años que no se ejecutaba un proyecto tan grande y ambicioso, había proyectos, pero no como éste. Lo importante es que dentro de los talleres se les da todos los insumos que ellos necesitan para aprender”, detalló el director de la Casa de la Juventud de San José Guayabal,  Guillermo López.

Para Alexander Armando Umanzor, profesor de electricidad automotriz, la idea fundamental de este tipo de iniciativas es formar a la juventud en diversos oficios con la visión de que sean empresarios y personas útiles a nuestra sociedad.

“A través de la Alcaldía Municipal se ha dado este curso de electricidad automotriz que dura 80 horas, el 20% es teoría y el 80% es práctica. La idea es que al terminar este curso los participantes puedan poner su propio negocio y que sean útiles a la sociedad. Es excelente que el alcalde Vilanova tenga la visión de invertir en los jóvenes del municipio porque así estamos quitando a un delincuente de la calle. Felicito al alcalde porque la inversión es muy grande y gracias a eso los índices delincuenciales son muy bajos, quiere decir que está dando resultados positivos”, recalcó a Nueva República Periódico Digital Armando Umanzor.

Son casi 40 los jóvenes que reciben las clases del profesor Alexander, entre los que destaca Fátima de los Ángeles Miranda, quien al darse cuenta de que la comuna estaba brindando ayuda para la formación de jóvenes decidió involucrarse en este taller porque asegura que no es común que una mujer aprenda este oficio y lo vio como un reto para destacar entre las demás mujeres.

“Cuando me enteré que estaba este proyecto me dije que no estaría mal ir a ver cómo están las clases y cuando pregunté si habían mujeres me dijeron que sería la única. He aprendido bastante, soy de las que agarran rápido las técnicas y no es tan difícil, aunque a veces se tiene un poquito de miedo, pero yo sé que se puede y estoy segura que habrá mujeres más adelante a las que les llame la atención este tipo de talleres. Luego de terminar esto seguiré con estilismo y le agradezco al alcalde porque él si apoya muchísimo (a la juventud) en esto, está pendiente de todo y nos anima a seguir adelante”, declaró Fátima de los Ángeles.

Tres cuadras más adelante se encuentra el Centro de Formación y Protección de la Mujer en donde también se imparten importantes iniciativas que van en función de fortalecer y expandir el conocimiento en diversas disciplinas para formar de la mejor manera a la juventud.

En el trayecto de una instalación a otra, todo movimiento es minuciosamente vigilado por una red de cámaras de seguridad y un moderno centro de monitoreo que tiene alcance incluso hasta las entradas de cada uno de los cantones.

“Yo me uno, yo escucho, yo veo, yo denuncio. En San José Guayabal lo que se ve y se escucha, se denuncia, aquí no cabe el ver, oír y callar, por ello mantenemos nuestra firme decisión de prevenir y combatir a la delincuencia. Con firmeza podemos decir que con la ayuda de Dios, el apoyo de las distintas instituciones, en especial la PNC, la Fuerza Armada, la Fiscalía y el concurso de todas las familias sanas del municipio, mandaremos a la cárcel a todos los pandilleros y mareros que operan en nuestro municipio. MENSAJE CLARO, AQUÍ NO QUEREMOS, NI TOLERAMOS PANILLEROS O MAREROS”.

Al entrar a San José Guayabal y al pasar por el parque central es inevitable toparse con un mensaje que está impreso en una serie de rótulos en donde se hace una clara y seria advertencia a cualquier grupo delincuencial que intente o piense cometer hechos delictivos en el sector, así como también es ineludible encontrarse a niños en las calles jugando libremente, jóvenes sentados con total tranquilidad en las aceras, adolescentes en los kioscos del parque y paseando en sus bicicletas a cualquier hora del día.

“Cualquiera que viera a ese joven que va en esa bicicleta, así como va sin camisa y con cachucha dando vueltas en el casco urbano del municipio como lo hace junto a los demás jóvenes, se asustaría y pensaría que es alguno de los denominados ‘Postes’ que andan vigilando el sector para informar a su pandilla de cualquier movimiento” – Le dice el periodista Eduardo Rodríguez al edil Mauricio Vilanova –. “Aquí no se preocupe que esas cosas no existen, usted se puede bajar del vehículo con total libertad, acá lo que impera son jóvenes sanos y totalmente alejados del tema pandilleril, en otros municipios eso que usted dice es común, pero acá no existe”, responde el alcalde.

Luego de tres cuadras, al llegar y entrar al Centro de Formación y de Protección de la Mujer, seis aulas repletas de jóvenes recibiendo distintos talleres impregnan de esperanza y certidumbre el ambiente.

Entre clases de computación, panadería, estilismo y una guardería se reafirma la convicción de que cuando verdaderamente se quiere cambiar la realidad de un municipio y de un país, se puede.

Y no es para menos, según el índice anual hecho público a mediados del presente año en el que el prestigioso Institute for Economics & Peace mide la seguridad y la conflictividad del mundo, El Salvador se sitúa como el quinto país más peligroso de toda Latinoamérica, superado únicamente por Guatemala, México, Venezuela y Colombia.

“Hace un mes iniciamos con estos talleres y pienso seguir estudiando acrílico, me gustaría especializarme en eso y en todo lo que tiene que ver con belleza, uñas, cabello, maquillaje, etc. Me parece excelente la ayuda que nos da el alcalde, yo hago un llamado a los políticos en general a que sigan apoyando a la juventud con proyectos como los que se están dando aquí en San José Guayabal porque eso evita que los jóvenes anden en malos pasos, se piensa diferente y se forman para el futuro”, acotó Gabriela Herrera, quien es parte de los jóvenes beneficiados con las políticas de prevención de la violencia impulsadas por el alcalde Mauricio Vilanova.

Los infantes también tienen sus espacios de esparcimiento, los Centros Comunitarios (guarderías) y la LUDOTECA son lugares que fueron creados con la visión de que los niños y las madres solteras tuvieran bienestar.

“La labor del alcalde es excelente porque brinda oportunidades a niños que no tienen acceso a un espacio lúdico, aquí los niños vienen a aprender jugando. A veces las madres se tienen que desplazar hacia San Salvador en busca de empleo, entonces estas son áreas en donde pueden dejar a sus hijos, acá en la Ludoteca aprenden valores a través del juego, hacemos actividades y juegos recreativos, refuerzos matemáticos, refuerzos estudiantiles, les enseñamos hábitos de higiene, entre otras cosas”, informó Marielos Alfaro, maestra de la Ludoteca.

Por medio de estas iniciativas las madres de familia pueden dedicarse a sus actividades laborales con la total confianza de que sus hijos e hijas están en un excelente espacio en donde sus infantes están completamente seguros y en desarrollo pleno de sus facultades de aprendizaje.

San José Guayabal es un lugar envuelto por un clima cálido, por lo que el señor alcalde decidió que los estudiantes del Instituto Nacional de la jurisdicción (INGUA) debían tener en cada una de sus aulas aires acondicionados, reduciendo con esta medida la desesperación que alumnos de otros municipios sienten al ir a estudiar, pues en muchos centros escolares no se cuenta siquiera con luz eléctrica o ventiladores que puedan apalear en cierta medida el calor que azota en el verano a nuestro país.

Según el ministro de Educación, Carlos Canjura, hasta el mes de agosto del presente año se registró aproximadamente una deserción de 12,000 alumnos a nivel nacional, por lo que con iniciativas que fomenten la seguridad en el municipio y motiven a los estudiantes a asistir constantemente a clases, se reduce el riesgo de que San José Guayabal sea parte de estas cifras tan negativas.