Un diminuto enemigo plástico amenaza los océanos del planeta

Los ambientalistas han identificado otra amenaza para el planeta. Se llama granza.

Las granzas son pequeñas esferas de resina plástica más pequeñas que el borrador de un lápiz que los fabricantes transforman en envases, pajillas de plástico, botellas de agua y otros blancos típicos de los ambientalistas.

Pero las granzas en sí también son un problema. Miles de millones se pierden cada año en la producción y las cadenas de oferta y llegan a las vías fluviales. Una consultoría ambiental del Reino Unido estimó el año pasado que las esferas de plástico para la preproducción son la segunda fuente más grande de contaminación por microplástico en el agua, después de los microfragmentos de los neumáticos de los vehículos.

Ahora, el grupo de defensa de accionistas As You Sow ha presentado resoluciones a Chevron, DowDupont, Exxon Mobil y Phillips 66 de que revelen cuántas granzas escapan de su proceso de producción cada año y con qué eficacia están abordando el problema.

Un nuevo enemigo para los océanos

Como justificación, el grupo cita estimaciones de los altos costos financieros y ambientales asociados con la contaminación plástica y los recientes esfuerzos internacionales para enfrentarla. Estos incluyen una conferencia de Naciones Unidas en Nairobi y una ley estadounidense que prohíbe el uso de microplásticos en los cosméticos.

Las empresas ya participan en la Operación Clean Sweep, un esfuerzo voluntario respaldado por la industria para mantener los plásticos fuera del océano. Como parte de una iniciativa llamada OCS Blue, se les pide a los miembros que compartan datos de manera confidencial sobre el volumen de esferas de resina enviados o recibidos, derramados, recuperados y reciclados, además de sus esfuerzos para eliminar las fugas.

La información sobre el alcance de este tipo de contaminación plástica por parte de las compañías estadounidenses es limitada, y los investigadores globales han tenido dificultades para hacer una evaluación precisa. Un estudio de 2018 estimó que entre 3 y 36 millones de esferas pueden escapar cada año de una pequeña área industrial en Suecia, y si se considera partículas más pequeñas, la cantidad liberada es cien veces mayor.

Braden Reddall, portavoz de Chevron, declaró que el consejo del gigante de los combustibles fósiles revisa las propuestas de los accionistas y hace recomendaciones para cada una en su declaración de poder, prevista para el 9 de abril. Rachelle Schikorra, una portavoz de Dow, dijo que la compañía habla regularmente con los accionistas sobre la sostenibilidad y trabaja para “desarrollar soluciones que mantengan el plástico fuera del medio ambiente”.

Joe Gannon, portavoz de Phillips 66, aseguró que su compañía “recibió la propuesta de los accionistas y se ofreció a conversar con el proponente”. ExxonMobil declinó hacer comentarios.

Las compañías decidirán en los próximos meses si incluyen las resoluciones en las declaraciones de poder de este año, según As You Sow.